En Cataluña, calma ante todo.

Las elecciones en Cataluña el pasado 21 de diciembre no han deparado grandes sorpresas. Sigue presente una división fifty fifty en el electorado. La victoria de Ciudadanos marca un antes y un después en el bloque constitucionalista junto al revés del PP y de Podemos y la parálisis del socialismo. Están los que estaban, con algunos ajustes internos dentro de los dos bloques políticos.

Carl Jung explicaba que cuando una persona no toma conciencia de sus contradicciones interiores, la realidad forzosamente se traducirá en conflicto.

El mensaje que emite constantemente la política actual, en sus diversos foros y ámbitos es neurótico, desencajado de la realidad. Peligro. Hay que tomar distancia.

trabajoenequipo

La inclusión no es una medida política más a considerar, es una necesidad en sociedades donde las comunidades son plurales.

La convivencia de los desiguales es una elección personal y colectiva. No es perder algo para ganar algo. Es aceptación simple y llana de las diferencias que existen y persistirán.

El adoctrinamiento y el proselitismo son invasivos, no respetan la diversidad. Transformar a las personas y a los pueblos es una tentación imperecedera. Es una superación de la complejidad mediante la conquista.

Convivir es un una tensión permanente entre la sorpresa ante lo desconocido que puede proporcionarnos el otro y la aburrida posesión de los nuestro.

100566_002-1024x683

Ganar o perder. Perder para ganar. Ganar perdiendo. Es un lenguaje inapropiado e inútil para la resolución de conflictos.

Crecer o menguar. Esta es la alternativa personal y colectiva. La convivencia es la decisión por el crecimiento, por la cooperación, y por dejar espacio a la sorpresa. Todos ganan.

Lo normal es que uno tienda a culpar al otro, y digo «normal» porque psicológicamente estamos programados para seguir esta senda. Atención: no digo estamos «determinados» a hacerlo. Prescindir del recurso cobarde a culpabilizar es el primer paso para la reconciliación. La culpa se da por repartida. Hay que buscar el consenso primero sobre las necesidades.

Estamos juntos. Somos como somos y queremos cosas diferentes. Heterogéneos. Heterodoxos. Quiero querer estar juntos. Este es el espacio para la política. Querer estar.

girls

Se coge antes a un mentiroso que a un cojo. El político mentiroso es un profesional de su propia supervivencia. El partido político es un instrumento al servicio de la sociedad o o una empresa que comercia con ideas en beneficio de sus dirigentes. Las ideas hay que zarandearlas, contradecirlas, someterlas a prueba. Las emociones son posteriores a las ideas.

El subidón emocional nos hace creyentes, crédulos. “La magia solo funciona si el pueblo se cree al hechicero” decía Lévi-Strauss. Pero ¿que tipo de pueblo prefiere creer al hechicero y su magia?. Deseamos creer. Necesitamos creer.

TV-esclavo-moderno

Quiero querer convivir. Esa es mi conclusión. Qué bien lo dice en verso Philip Levine.

Hay cosas que las hemos sabido toda la vida.
Son tan sencillas y verdaderas 
que se han de decir sin rodeos, sin metro ni rima,
han de colocarse sobre la mesa junto a la sal,
el vaso de agua, la escasa luz que forma
la sombra alrededor de los marcos de los cuadros,
han de estar desnudas y apartadas, tener significado propio.

Philip Levine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s