Las dos creaciones

Lugar-donde-nacio-Jesús-en-gruta-de-la-natividad-de-belen

Milan Kundera lo expresa de manera clara y concisa en su obra “La insoportable levedad del ser”: La disputa entre quienes afirman que el mundo fue creado por Dios y quienes piensan que surgió por sí mismo se refiere a algo que supera las posibilidades de nuestra razón y nuestra experienciaEn otras palabras, es una cuestión que requiere, sí o sí, una respuesta personal siempre. Sin duda alguna, pienso que una cosa es aceptar la perennidad de la disputa,  y otra muy distinta negarla o reducirla a la inoperancia de la intimidad, de la subjetividad y de la irrelevancia en las decisiones que afectan a todos. Esta regla del buen gusto político, tan difundida y proclamada en nuestros días, ya es en sí misma una posición de parte: La cuestión de los significados es cosa de cada uno, y ahora vayamos a lo nuestro, lo que cuenta, lo que pesa, lo que tiene valor. 

Quien piensa así niega la primera evidencia. No somos tan sólo un conjunto de mecanismos biológicos, una maquinaria autómata que resuelve problemas. Flotamos y navegamos sobre el líquido de nuestros sentimientos, de nuestras emociones, de nuestras reflexiones, de nuestra experiencia, de nuestras relaciones. Elementos subjetivos que conforman nuestra identidad, nuestro yo. Somos principalmente aquello que queremos y deseamos. Somos la culpa y el miedo. Somos la alegría y la esperanza. Somos el dolor y la muerte. Somos la ilusión y la vida. Somos muchas cosas irreducibles. Somos un misterio que se desvela ante nuestra vista y la del mundo, cuando nos ponemos en movimiento, cuando actuamos. Somos alguien, y no algo. ¿La realidad está formada por átomos o por historias?

Forrest-in-love

¿Casualidad o providencia?, ¿la vida se mece caprichosa al viento como una pluma o existe un destino? La historia se escribió desde el año cero, a partir del año cero en un antes y un después. ¿O es una sesión continua de hechos, protagonistas y acontecimientos ordenados cronológicamente sin más valor que el placer o la erudición del relato, la curiosidad o la fábula fugaz?

IMG_0033

La hipótesis cristiana, con sus proezas, sus traiciones, sus escándalos, sus héroes, sus villanos, sus omisiones y sus aportaciones sigue siendo insuperable. Donde todas las ideologías naufragan, en la distancia corta, a ras de tierra, con los pies en el suelo, en la inapreciable universalidad de cualquier gesto humano, aparece imponente la única novedad interesante desde que se usó el primer hacha de piedra paleolítica, el Niño que un día nació en el pueblecito de Belén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s