Verdad o mentira

imagen-sin-titulo

https://blogs.elconfidencial.com/espana/la-chistera/2017-12-17/mentiras-campana-electoral-cataluna-21d_1493490/

Se cierra proximamente la campaña electoral en Cataluña y me encuentro con este artículo donde el periodista recopila algunas declaraciones de los cabeza de lista de los partidos en campaña. Son verdaderas o falsas. Así de sencillo.  Y así de revelador. La información que fluye por los diferentes medios hacia el electorado está contaminada, no sólo por distorsiones favorables a sus autores, partidos e intereses (exageraciones, generalizaciones indebidas, omisiones, visión de tubo, etc.), sino por mentirasSegún los significados recogidos por el DLE (Diccionario de la Lengua Española), hay algunos que pueden salvar parcialmente al autor de una mentira cogido in fraganti: la mentira piadosa, o la mentira oficiosa, ambas con el atenuante de evitar un disgusto o una pena o de no pretender dañar a un tercero. Pero hasta ahí.

El significado principal, que sí es atribuible a las mentiras que muestra el artículo, consiste en lo que todos coincidimos: expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se piensa o se siente. En otras palabras, que el padre de la mentira sabe lo que dice (una cosa que no es verdad), por qué lo dice (intencionalidad) y para qué lo dice (interés). Ahí es nada. Y estos se presentan para un cargo público, para dirigir las instituciones públicas y para encaminar al pueblo hacia la prosperidad y la felicidad. Soy un ingenuo. Ambicionan el poder. Simplemente. Me estoy volviendo un pragmatista.

pizarron-mano-672x372

Pero además de un ingenuo y de un pragmatista, soy también un romántico de la política, y sigo pensando, en beneficio propio y en el de todos, que la mayor virtud de un servidor público es la lealtad, que la mejor herramienta para acceder al poder debe ser la lealtad, y que el único capital que debe acumular un político para aspirar a su reelección es la lealtad. Volviendo al DLE, me quedo con la tercera acepción de la palabra: legalidad, verdad y realidad. ¿Una utopía más? ¿Tan difícil y tan poco práctico es pedir a nuestros políticos lealtad? ¿Desde el principio?

Considero que las opiniones o los juicios de valor son otra cosa, que tienen el sello subjetivo de autor y que son una interpretación parcial de la información. Por ello, la licencia al errar tiene otra adjetivación más simple aunque no más benévola, desde la llana de bobo/a de solemnidad,  hasta la de charlatán de feria o malvado sin más. Información e interpretación tienen sus propios pecados y penitencias.

adolfo_suarez_puedo_prometer_y_prometo--i-1413852626001413850;w-520;m-1;b-669900.jpg

Según ha explicado el sociólogo Niklas Luhmann, la función de los medios de comunicación -y por extensión la de cualquier comunicador, como es el caso de la política y de los políticos-, es simplificar la complejidad en términos que sean inteligibles para el sistema social en su conjunto. Para que entendamos el mundo, para que la compleja combinación de hechos, datos, causas y efectos de nuestra realidad contemporánea sea algo que podamos representarnos, el sistema mediático lleva a cabo una labor de selección, construye una agenda, es decir, elige de qué se informa y de qué no. “La simplificación mediática y de la información”, dirá Luhmann, “y su propia invención de la actualidad hace asumible la pertenencia a un sistema y reduce la incertidumbre”.

En resumen, nunca salgo de mi asombro al comprobar cómo, en cualquier concurso público donde se invoca a la voluntad popular (elecciones, en este caso), se miente y se miente tanto. Además, y por si esto no fuera suficiente desmotivador, es fácil deducir que al mentiroso, si encima le va bien y le respaldan los votos, le resultará fácil seguir mintiendo en el ejercicio del cargo, y por supuesto, hará todo lo posible por no perder el sillón recurriendo a la mentira sin ningún pudor. Poderosa señora es la mentira, al menos en este mundo, aunque ese poder tenga un precio muy alto y que pagamos entre todos.

No-vale-cruzar-los-dedos-600x915

Y por supuesto, como explica tan bien Luhmann, esa invención de la actualidad que vemos día tras día en el matrimonio rentabilísimo e indisoluble de las ideas y los medios de comunicación, hace asumible para muchos la pertenencia a un sistema, a un grupo, a una ideología, a un ideal; facilita un identidad emocionante, cargada de significados simbólicos, y proporciona de paso a bastante gente una retribución psicológica imbatible, reduce la incertidumbre de la vida.

cataluña-independiente-mediodia.org_

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s