Más política y menos leguleyos.

c56f4401bf2143e259d1b8af3e7a2f3f_XL

Tras la tormenta viene la calma. Aunque también sabemos que las tormentas pueden y suelen repetirse al día siguiente. Todo el mundo coincide en calificar los acontecimientos vividos esta semana en Cataluña como de extrema gravedad. Hemos vivido un terremoto institucional, político, económico y emocional de gran magnitud, eso es indudable, y sin menospreciar los daños materiales, es preciso prestar la mayor atención hacia los daños personales, hacia los sentimientos colectivos generados; victoria o derrota, reino o república, escepticismo frente a esperanza, agravio frente a ilusión colectiva, lo viejo frente a lo nuevo, amigo o enemigo.Leer más »

El régimen del 78 sigue mereciendo la pena.

Rajoy-Sanchez-Rivera-Iglesias-debate_ECDIMA20160614_0002_21

El Régimen del 78

No abandona Cebrián uno de los viejos “tics” de la izquierda tradicional, azuzando el miedo al resurgimiento de lo que él llama la España profunda (yo prefiero llamarla la España popular y espontánea), y de la derecha reaccionaria y centralista; ¿no ha fracasado, aunque sea parcialmente, la descentralización autonómica actual? Pero está claro que un gobierno en minoría, que ni siquiera puede aprobar los presupuestos, y con una izquierda guiada por líderes tan superlativamente narcisistas (estupenda descripción), es un panorama político insuficiente para afrontar el gran reto de reconstruir el tejido social que da sustento a un régimen democrático como es el del 78.Leer más »

Comunicación del siglo XXI

15085317819377

http://www.elmundo.es/espana/2017/10/21/59ea640046163f61598b4608.html

La política de comunicación del Gobierno es un desastre. Los muy pueblerinos no acaban de comprender que estamos en pleno siglo XXI, y que los conflictos se ganan en gran medida en los medios de comunicación: inmediatez, respuestas rápidas, explicaciones, en inglés, imagen de éxito, disponibilidad, apertura, mensajes claros, inversión en redes sociales, etc.Leer más »

Poderosa señora es la mentira

1508521681_336650_1508522850_noticia_normal_recorte1

La gran mentira

Si poderoso caballero es don dinero, poderosa señora es la mentira. Son el matrimonio perfecto que se ha enseñoreado de la historia encarnándose una y otra vez en sus desdichados protagonistas. Lluís Bassets hace una descripción escalofriante, no de las acciones-reacciones que están apareciendo en superficie, o de las miles y miles de horas de noticias sobre el conflicto de Cataluña que saturan nuestras neuronas, sino de las fuerzas y los agentes que impulsan y explican lo que está sucediendo en la actualidad de España. La intrahistoria es, con frecuencia, lo más apasionante de la historia.

Leer más »

La obsolescencia de las constituciones

Una constitución es un artilugio demasiado complicado para que cada generación de españolitos lo monte y lo desmonte como si fuera un lego. También tú, divina Irene. Además, en calidad de ley fundamental del Estado, podría tener vigencia durante siglos sin ningún problema. Hay ejemplos significativos. En el caso de Inglaterra, desde 1215, y en el de los EEUU desde 1787, ambas democracias muy consolidadas a las que Irene Montero no puede dar muchas lecciones, y mucho menos decirles que sus ciudadanos están siendo dirigidos por los muertos.Leer más »

Los ultras son todos ultras

https://elpais.com/internacional/2017/10/15/actualidad/1508066776_728865.html

Tras las elecciones en Austria vuelven los augures a una de sus predicaciones favoritas, la ultraderecha es una amenaza. En el imaginario popular son peligrosos. La ultraizquierda no. De hecho nadie la nombra y por eso ni siquiera existe. Todo lo ultra es peligroso. Por maniqueo, extremista, fóbico, radical, sobreexcitado, excluyente, tergiversador, mentiroso e incluso complaciente con la violencia.Leer más »

Cataluña, dos cuestiones subordinadas. La cuestión subordinada.

Creo en la determinación humana. A lo largo de la historia se ha comprobado que la voluntad humana es más poderosa que las armas.

Dalai Lama

3e1f7-nioconpuoenalto

Introducía en un post anterior que la cuestión principal del conflicto catalán consiste en reconocer que estamos ante un proceso político e histórico de carácter puramente independendista en confluencia con otro de cambio de régimen. Anunciaba otra cuestión que entiendo subordinada a la primera, porque da el fundamento ideológico y le otorga el poder fundamental: crea las emociones.Leer más »