La historia de Chiara Corbella. Nacemos para no morir nunca

Dios realiza sus proyectos de bien, sus promesas, por caminos que tú no conoces. Dios no prometió a Chiara y Enrico hijos sanos (…) ni las bodas de plata. (…) A Chiara y Enrico, Dios les hizo una promesa el día de su boda (…) les prometió una vida plena, pero cómo lo cumplirá es algo que solo Él sabe».
— Leer en espanol.clonline.org/noticias/cultura/2018/07/20/chiara-corbella-la-promesa-de-una-vida-plena

Hay mucha divulgación sobre psicología práctica, ¿autoayuda?, cienes y cienes de libros. Entiendo que la razón principal consiste en que estamos vivos, tenemos que vivir, tenemos necesidades, que lamentablemente no nacemos con un manual debajo del brazo, y que además, por si fuera poco, “nos quitan el queso” continuamente.Leer más »

Lo público, lo privado y los votos.

image_content_8106923_20180427201742

En estas últimas semanas la actualidad política ha estado acaparada por la Batalla de Madrid que terminó con la caída y dimisión de su presidenta, Cristina Cifuentes. En medio del ruido habitual generado por los medios de comunicación que viven del y para el affaire del momento, la foto de la despedida de la señora Cifuentes me ha sugerido mirar un poco más allá de las apariencias para reflexionar sobre lo que de verdad cuenta en política. Lo resumo así: la gestión de lo público desde unas organizaciones privadas como son los partidos políticos, y desde el escaso papel que tenemos los ciudadanos con nuestro voto cuatrianual, constreñido por la regla de hierro del voto útil. Por supuesto, y no faltaría más, podemos participar en la bronca de la opinión pública como a cada cual le pida el cuerpo, con la pancarta, en la reyerta de la barra de un bar, redes sociales, desde el sofá de casa, etc.Leer más »

¿Mujeres contra hombres?

He encontrado este comentario de Javier Figuero ante la oleada de feminismo radical protagonizada por el movimiento internacional #MeToo, y estoy plenamente de acuerdo en el enfoque y las conclusiones del autor. Los errores no se corrigen con nuevos errores, ni la injusticia tiene su reparación en la venganza. Cualquier movimiento que abrace la bandera de la radicalidad en sus planteamientos y en sus actuaciones no cuenta con mi apoyo. Esa parte del feminismo que ha demonizado el “patriarcado” para imponer una presión insoportable y asfixiante sobre las relaciones personales y sociales, sobre el débil pensamiento político contemporáneo hasta el ridículo, es el resultado de una estrategia bien definida cuyo alcance no acabo de ver.

Leer más »